The Next | Publicaciones | “Bernadí ha estado y seguirá estando siempre al lado del arquitecto”
“Bernadí ha estado y seguirá estando siempre al lado del arquitecto”

Hace unas semanas conversamos con Arantxa Bernadí, actual CEO de Bernadí, que nos explicó la transformación que está viviendo la compañía. Tras 3 generaciones en el sector del Workplace, ahora conocemos de la mano de otro de sus protagonistas cuál ha sido la trayectoria de la firma hasta el presente para ayudarnos a diseñar nuestra mejor versión del futuro. Hablamos con Oleguer Bernadí, uno de los fundadores de la firma.

 

¿Cómo era el primer espacio comercial de Bernadí?

En esa época había pocos locales como el de Bernadí, en la calle Rosselló de Barcelona, especializado en dar servicio al sector de oficinas a través de su catálogo de mobiliario. Por aquel entonces, a mediados de la década de los 60, se producía mucho mueble metálico, que era principalmente lo que se podía encontrar en nuestro espacio, junto a flexos y lámparas de sobremesa. Teníamos una planta de exposición, una planta sótano que servía de almacén y una planta altillo donde estaban las oficinas. Éramos un equipo pequeño y lo hacíamos todo nosotros, desde visitar al cliente y realizar la propuesta de equipamiento, hasta la entrega de las piezas de mobiliario y montaje.

 

¿Quién era el cliente habitual de Bernadí en esa época?

La mayoría eran compañías: las que venían a la tienda y las que visitábamos desde el departamento comercial. En ese momento, el cliente final era quien utilizaba el mobiliario en su espacio de trabajo, a diferencia de lo que pasó posteriormente y ha llegado hasta la actualidad, que Bernadí acompaña a arquitectos, diseñadores, interioristas y otros especialistas del sector que están configurando sus proyectos para una compañía determinada. Ahora, y desde las últimas décadas, el foco está en el servicio al cliente, mientras que al inicio teníamos una función meramente comercial de ventas.

 

¿Por qué surgió la necesidad de abrir al inicio de los 90 un nuevo espacio de Bernadí en la calle Reina Victoria de Barcelona?

Era un espacio pensado por y para los arquitectos, diseñadores, interioristas y otros profesionales del sector de oficinas. El objetivo era que ellos pudieran visitarlo con sus clientes finales y tuvieran acceso a todo el catálogo de soluciones en vivo. Si necesitaban nuestra ayuda, nosotros estábamos allí para ofrecerles nuestra experiencia, conocimientos y saber hacer en el sector. Fue un concepto innovador porque a ellos les facilitaba todo el proceso de selección de soluciones creativas para un proyecto. Así no tenían que ir a visitar por separado cada una de las firmas especializadas en mobiliario, sino que en un mismo espacio tenían todo lo necesario para conceptualizar sus proyectos de oficina. Esta etapa coincidió con uno de los eventos más importantes que se han vivido en Barcelona, los Juegos Olímpicos de 1992. Este acontecimiento, que puso a la capital catalana en el foco internacional, transformó la arquitectura y el diseño de la ciudad, y sirvió como inspiración para Bernadí, lo que supuso un crecimiento de la compañía y su acercamiento al mundo del diseño.

 

Cuando se inauguró el nuevo espacio de Passeig Sant Joan en 2005, el concepto de showroom todavía no estaba tan popularizado como actualmente. ¿En qué se diferenciaba del espacio anterior y a qué necesidades buscaba dar respuesta su nuevo diseño?

Aunque inicialmente el espacio de Bernadí de Passeig Sant Joan surgió de una necesidad (el negocio estaba creciendo y precisábamos de un lugar que sirviese como almacén), nos dimos cuenta de que necesitábamos una superficie de más metros cuadrados, a la que el cliente pudiera venir y ver “la oficina en vivo”. A un primer local, se le anexó luego un segundo, ocupando la misma superficie que actualmente. Es poco después que se piensa en tener un espacio corporativo propio y para ello se cuenta con el trabajo de interiorismo realizado por Grup Idea con el arquitecto Miquel Àngel Julià Hierro al frente. Es el momento en el que dejamos de ser “tienda” y pasamos a hablar de “showroom boutique”. Diseñamos un espacio que debía perdurar en el tiempo y transmitir el estilo y valores que nuestros clientes solicitaban. Así fue como nació el espacio que ha llegado hasta nuestros días y que ahora se encuentra en fase de plena reconceptualización y transformación porque, de nuevo, así nos lo solicitan nuestros clientes. El otro gran cambio es el cómo Bernadí ha pasado del mundo de las oficinas a poder dar servicio y acompañamiento en múltiples sectores .

 

La sillería siempre ha sido una de las especializaciones de Bernadí. ¿Cuál es la razón?

Siempre nos ha interesado la ergonomía, especialmente en el ámbito de las sillas. Hay muchas personas que no tienen una buena silla y otras que no saben cómo hacer un uso correcto de ella y es un privilegio poder contribuir a hacer un bien social en este aspecto. Desde Bernadí ayudamos al usuario a escoger una silla ergonómica para evitar problemas de salud, como dolores musculares o de articulaciones. Hay mucha gente que está más de 8 horas sentado, por lo que, junto con los colchones, la silla es una de las piezas de mobiliario a las que más importancia debemos dar.

 

Desde sus inicios, Bernadí siempre ha apostado por las soluciones de mobiliario creadas por diseñadores afincados en Cataluña. ¿Cómo definirías la relación entre Barcelona y diseño?

Para mí el diseño es todo producto que te ayuda a vivir mejor y Barcelona es, históricamente, cuna mundial del diseño y la creatividad. La Exposición Universal de 1929, las Olimpiadas de 1992, la creación de la asociación Fomento de las Artes y el Diseño (FAD), las diversas escuelas especializadas que hay (La Massana, Elisava o la Llotja), sus múltiples museos, la gran presencia del Modernismo, el Plan Cerdà y el Eixample..… Esta historia ha imprimido un velo de creatividad en la personalidad de la Ciudad Condal y ha traído, como consecuencia, la aparición de muchos diseñadores pioneros. Y yo he tenido la suerte de poder tener una relación muy cercana con muchos de ellos, con los cuales he conversado sobre temas como ergonomía, funcionalidad, productividad... Josep Lluscà, Jorge Pensi, Mario Ruiz, Gabriel Teixidó, Pascual Salvador, Alberto Lievore, por citar algunos, son algunos diseñadores con los que he estado en contacto. Además, siempre he tenido mucho interés en estar con ellos: crean productos que finalmente serán para nuestros clientes, por lo que para mí es vital conocer todo cuanto pueda de ellos.

 

¿Y con los arquitectos e interioristas, la relación ha sido igual de cercana?

Exactamente igual. Desde Bernadí siempre hemos estado en contacto con los profesionales del sector, comentando todos los detalles de un proyecto. Cuando venían a solicitarnos un trabajo, en algunos casos incluso hemos pedido que nos dejaran ver el espacio y convivir un tiempo allí para saber cómo las personas se interrelacionan con él y qué necesidades demanda. Para entender el lugar de trabajo, lo mejor es hacer “trabajo de campo” y vivirlo en primera persona. A parte de entrevistar al usuario final, si es posible hay que observarlo en su hábitat. Es una de las mejores maneras de escoger las soluciones óptimas en cada caso.

 

¿Cómo ayudaron la Associació Catalana dels Professionals del Mobiliari d'Oficines (APECMO) y la Asociación Española de Distribuidores de Mobiliario de Oficina (ANECMO), de las que fuiste presidente fundador, en la profesionalización del sector? 

Fueron muy importantes en su momento porque ayudaban a solucionar problemas que podían tener compañías ubicadas en diferentes comunidades autónomas. Les servían para comunicarse y encontrar soluciones comunes, a la hora de distribuir su catálogo o al diseñar nuevas acciones de negocio que les permitieran seguir creciendo... Las agrupaciones, el asociacionismo y, en definitiva, el trabajo en equipo es el futuro del trabajo, y yo tuve el honor de poder ayudar en ese sentido.

 

¿Cuál crees que ha sido el valor diferencial de Bernadí desde sus inicios como compañía?

Creo que es una respuesta que tendrían que dar las personas a las que hemos dado servicio y seguimos ofreciendo nuestra experiencia y profesionalidad actualmente. Pero para mí, Bernadí, siempre ha sido una compañía inquieta, seria y trabajadora. Esto nos ha llevado a estar presentes en las principales ferias internacionales de diseño e interiorismo, para conocer de primera mano todas las novedades que se presentaban y poder disponer de ellas en nuestro espacio comercial, para que nuestro cliente tuviera acceso a las soluciones de mobiliario más innovadoras en todo momento. Además, siempre nos ha acompañado el espíritu de lucha, algo que se ha transmitido de generación en generación y que ha llegado hasta el momento presente. Bernadí es una compañía que afronta cada nuevo trabajo con ilusión e impulso y que, pese a las complicaciones que puedan surgir por el camino, nunca se rinde. Porque su objetivo es superarse siempre en busca de su mejor versión y, en ello, el equipo humano ha sido su mayor valor. Ese es nuestro ADN, la esencia de Bernadí, y ha pasado como testimonio de Bernadí de Oleguer Civit a Oleguer Bernadí Pérez y ahora hasta Arantxa Bernadí.

 

¿Algún proyecto en el que haya participado Bernadí que requiera una mención especial?

Recuerdo con especial ilusión uno que realizamos para la Diputación de Barcelona, en el que nos encargamos de toda la sillería del nuevo edificio, proyectado por los arquitectos Federico Correa,  Javier Garrido y Fransesc Ribas. En una de las últimas reuniones que tuvimos y que hizo que nos concedieran el concurso público, presentamos el modelo de asientos que propusimos para configurar los espacios bajo el concepto “silla social”, ya que tenía el mismo grado de ergonomía para cualquier usuario, independientemente del rango profesional que tuviese. Estas sillas siguen conviviendo actualmente en el lugar y son el modelo FS de Wilkhahn.

 

¿Cómo visualizas al Bernadí del futuro? 

Con ilusión, espíritu de lucha, trabajo constante y la capacidad de no rendirse nunca. Una personalidad que se combina con la formación constante de su equipo humano, porque el conocimiento del sector es imprescindible para seguir avanzando. Bernadí seguirá estando como siempre a disposición de los arquitectos, interioristas, decoradores y otros profesionales que se dedican a crear los espacios de trabajo del ahora y del mañana.

DESTACADOS
Lo más leído de The Next_
Conversamos con Felip Neri Gordi, arquitecto consultor en Facility Management, que nos hace una retrospectiva...
Leer más
3 min read
Versatilidad de uso, optimización de espacios y libertad para personalizar el diseño. Tres características...
Leer más
Andrea Soto es interiorista y se define como diseñadora de espacios que transmiten emociones. Junto al...
Leer más
Conversamos con Felip Neri Gordi, arquitecto consultor en Facility Management, que nos hace una retrospectiva...
Leer más
3 min read
Versatilidad de uso, optimización de espacios y libertad para personalizar el diseño. Tres características...
Leer más
Andrea Soto es interiorista y se define como diseñadora de espacios que transmiten emociones. Junto al...
Leer más
CONTENIDOS
Lo último de lo último
3 min read
La última edición del Congreso Nacional de Arquitectura Avanzada y Construcción 4.0 ha batido un récord...
Leer más
Andrea Soto es interiorista y se define como diseñadora de espacios que transmiten emociones. Junto al...
Leer más
Conversamos con Felip Neri Gordi, arquitecto consultor en Facility Management, que nos hace una retrospectiva...
Leer más
3 min read
La última edición del Congreso Nacional de Arquitectura Avanzada y Construcción 4.0 ha batido un récord...
Leer más
Andrea Soto es interiorista y se define como diseñadora de espacios que transmiten emociones. Junto al...
Leer más
Conversamos con Felip Neri Gordi, arquitecto consultor en Facility Management, que nos hace una retrospectiva...
Leer más