The Next | Publicaciones | Biofilia, una tendencia en el diseño de los espacios de trabajo
Biofilia, una tendencia en el diseño de los espacios de trabajo

Nació en el diseño de zonas exteriores como parques y jardines públicos pero ha llegado hasta nuestros días convirtiéndose en una tendencia decorativa en fachadas de edificios y espacios de interior. Y es que, aunque hace relativamente pocos años que esta disciplina se incorporó a los estudios académicos de Arquitectura, cada vez está más presente en los espacios de trabajo. La especialidad de diseñar con plantas rompió así la barrera entre urbanismo e interiorismo y se presenta ahora como una tendencia en pleno crecimiento y evolución. Pero, ¿qué es realmente la Biofilia y por qué puede interesarnos a la hora de conceptualizar el workplace y las ciudades del futuro?

 

Texto: José Manuel Blas, paisajista especializado en ecosistemas verticales. Fotografías: Unplash y Pixabay

 

Es un concepto que se desarrolló por primera vez en un libro del biólogo y naturalista Edward Osborne Wilson, titulado con el mismo nombre (Biophilia), que fue publicado en 1984 y ganó 2 premios Pulitzer. En dicha obra se describe el término Biofilia como la afinidad innata en el ser humano por vincularse y conectar con otras formas de vida, con el hábitat y con su entorno. 

No hay que olvidar que antes de que el ser humano convirtiera en su ubicación las grandes ciudades (ecosistemas artificiales o bosques grises), hace no tanto vivíamos en pueblos y pequeñas aldeas, donde estábamos rodeados de animales de granja y cultivos. Aún incluso, si nos vamos un poco más atrás, la humanidad convivía con animales y plantas  en ecosistemas naturales. 

En todo este tiempo hemos evolucionado con todos lo seres que nos rodean hasta el día de hoy, desarrollando un fuerte vínculo con otras formas de vida. Por ello cuando estamos en contacto con el mar, un bosque o la montaña nos sentimos en paz y notamos cómo nuestro ánimo y nuestra salud mejoran.

En 2020, cuando hemos estado cerrados en nuestras pequeñas cuevas, se ha reflejado en mayor medida nuestra necesidad de conexión con la naturaleza. Y es precisamente ese sentimiento al que llamamos Biofilia.

 

Jardines verticales y cubiertas verdes: mucho más que un grupo de plantas

Con el paso del tiempo y valorando la evolución de las ciudades, donde actualmente el espacio horizontal es escaso y costoso, y cada vez es más necesario el acercamiento de la naturaleza a los entornos urbanos, la posibilidad del utilizar el espacio vertical y revestir los edificios con jardines tiene un gran potencial paisajístico, ya sea en el ámbito residencial o en los espacios de trabajo. Permite recuperar la biodiversidad, además de ofrecer múltiples beneficios en la salud de las personas. La jardinería vertical abre un nuevo ángulo verde y nos permite aprovechar un plano diferente al horizontal.

La tendencia de jardines verticales y cubiertas ajardinadas como naturalización de las ciudades cada vez es más importante. Pero un jardín vertical es algo más que poner plantas en la pared: es crear un sistema botánico donde, tras un estudio exhaustivo del espacio, proyectamos un jardín donde surge la conexión entre especies y se genera un ecosistema nuevo. De igual manera, las cubiertas verdes son una interesante alternativa a los jardines y parques públicos. Y es que, con ellas, cada edificio podría disponer de un jardín o un huerto propio.

proyectos-arquitectura-biofilia

 

Estética, ecología y salud, algunos beneficios de la Biofilia

Además del valor estético y paisajístico que aporta un jardín vertical o cubierta verde, estos ofrecen numerosos beneficios a nivel económico, ecológico y social, sin descuidar que mejoran nuestra calidad de vida y la del edificio. Países con grandes problemas de contaminación como México o China están apostando por este tipo de bioarquitectura y, de igual modo, cada vez más están presentes en los espacios de trabajo actuales. 

  • Purificación del aire: El principal beneficio es la captación y eliminación de CO2, así como el filtrado del aire. Las plantas convierten el CO2 en oxígeno, algo que se potencia en un estado vertical. Además, un estudio de la NASA demuestra que un jardín vertical en interior puede eliminar hasta el 85% de la contaminación del aire, eliminando agentes tóxicos como el benceno, Formaldehído y Tricloroetileno, ayudando a reducir los efectos del Síndrome del edificio enfermo. 1m2 de jardín vertical extrae 2,3kg de CO2, 0,6 toneladas de gases nocivos, 250 gramos de metales pesados, 130 gramos de polvo, además de generar el oxígeno requerido por una persona en todo el año.
  • Aislamiento Térmico: También ofrece un aislamiento térmico del edificio, ayudando a unas temperaturas más estables, reteniendo 5 grados del exterior. En épocas de más calor puesto que las plantas absorben la luz solar reducen la temperatura, pero en estaciones de más frío, al hacer de pantalla con la pared, retienen el frío a o dar directamente con la pared o cubierta. Esto afecta directamente en el menor gasto de aire acondicionado que se requiere, hasta una tercera parte menos y también tiene una influencia positiva sobre el efecto Isla de calor en las ciudades.
  • Aislamiento Acústico: Al igual que en el caso térmico, el jardín vertical actúa como barrera del sonido absorbiendo hasta 10 decibelios del ruido ambiental. Cabe destacar que alarga la vida útil de la fachada, mejora la biodiversidad, mitiga la isla de calor y el cambio climático y ofrece un paisaje urbano más verde.

darren-nunis-O-Unw-ho1kQ-unsplash

 

Configurando las ciudades verdes del futuro

Hacer nuestras ciudades más verdes mejora la calidad de vida. El efecto Biofilia o conexión con la naturaleza nos hace sentir más en nuestro hogar. No hay que olvidar que hace no tanto vivíamos rodeados de verde, y estos recuerdos a nuestra genética nos producen sensación de bienestar y salud. Avanzamos hacia una Bioarquitectura donde cada edificio será sostenible, de energía limpia, respetuoso con la naturaleza y biodiversidad, donde cada edificio en sí albergará un ecosistema natural.

DESTACADOS
Lo más leído de The Next_
Conversamos con Felip Neri Gordi, arquitecto consultor en Facility Management, que nos hace una retrospectiva...
Leer más
3 min read
Versatilidad de uso, optimización de espacios y libertad para personalizar el diseño. Tres características...
Leer más
Andrea Soto es interiorista y se define como diseñadora de espacios que transmiten emociones. Junto al...
Leer más
Conversamos con Felip Neri Gordi, arquitecto consultor en Facility Management, que nos hace una retrospectiva...
Leer más
3 min read
Versatilidad de uso, optimización de espacios y libertad para personalizar el diseño. Tres características...
Leer más
Andrea Soto es interiorista y se define como diseñadora de espacios que transmiten emociones. Junto al...
Leer más
CONTENIDOS
Lo último de lo último
3 min read
La última edición del Congreso Nacional de Arquitectura Avanzada y Construcción 4.0 ha batido un récord...
Leer más
Andrea Soto es interiorista y se define como diseñadora de espacios que transmiten emociones. Junto al...
Leer más
Conversamos con Felip Neri Gordi, arquitecto consultor en Facility Management, que nos hace una retrospectiva...
Leer más
3 min read
La última edición del Congreso Nacional de Arquitectura Avanzada y Construcción 4.0 ha batido un récord...
Leer más
Andrea Soto es interiorista y se define como diseñadora de espacios que transmiten emociones. Junto al...
Leer más
Conversamos con Felip Neri Gordi, arquitecto consultor en Facility Management, que nos hace una retrospectiva...
Leer más